Mostrando entradas con la etiqueta CWK. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CWK. Mostrar todas las entradas

viernes, 25 de enero de 2013

Scones sin gluten



Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico escocés Scones


Los scones son unos panecillos originarios de Escocia, en un principio se hacían con avena y en la sartén, hoy en día los más comunes se hacen con harina y horneados. 

Hoy en día son pieza central en las celebraciones tradicionales del té inglesas, esto es desde el SXIX cuando la Duquesa de Bedford, pidió a sus sirvientes un té con algunos panes dulces que incluían los scones. Tanto les gustó que decidió pedirlo todas las tardes, llegando a convertirse en un tradición del Afternoon Tea Time, siempre acompañados de la tradicional clotted cream con mermeladas. 

El scone es un panecillo individual que suele tener forma redondeada, aunque también se le llama así a las piezas triangulares conocidas en su origen como bannock. 
Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del hight tea escocés. 
Podemos encontrar muchas variantes, aunque los más comunes son dulces y sencillos, también se pueden tomar con pasas, arándanos, queso o dátiles en su interior. 




Que ganas tenia de hacer esta receta y nunca encontraba el momento, os aseguro que pasa a formar parte de mis recetas favoritas.  He seguido la receta que nos proponían en el reto porque me pareció muy rica con la nata, la receta que yo tenía era con leche.

Para acompañarlos hice una mantequilla de fresas, simplemente mezcle un poco de mantequilla blanda con una cucharada de mermelada de fresa.

SCONES SIN GLUTEN

Receta adaptada (JOY OF BAKING)


Ingredientes:


  • 260 g de harina panadera sin gluten ADPAN 
  • 50 g de azúcar blanquilla 
  • 10 g de levadura en polvo sin gluten
  • una pizca de sal 
  • 75 g de mantequilla en cubitos muy fría 
  • 1 huevo batido 
  • 1 cucharita de extracto de vainilla 
  • 120 ml de nata 

Preparación:



Precaliente el horno a 190ºC y coloque la rejilla en el centro del horno. 

En un bol mezcle la harina, con el azúcar, la levadura y la sal. Añada la mantequilla y mezcle con ayuda de los dedos, deben parecer migas. Reserve. 

Por otro lado mezcle los huevos con la nata y la vainilla. 

Mezcle ambos preparados hasta que estén bien integrados pero sin sobremezclar.


Amase en una superficie enharinada, estire haciendo un círculo de aproximadamente 18 cm y corte con un cortador redondo de unos 6 cm. Lleve las piezas a la bandeja y pinte con un poco de leche antes de meter en el horno. 

Hornee de 15 a 18 minutos, hasta que esté dorado. 


Retire del horno y deje enfriar en una rejilla. Son excelentes si se toman recién hechos, aunque se congelan muy bien.  


Espero que os haya gustado !! Son deliciosos !!


jueves, 25 de octubre de 2012

Brownie de chocolate con almendras sin gluten






Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Octubre nos invita a preparar un clásico estadounidense Brownies


El brownie, que si lo tradujéramos literalmente tendríamos que llamar marroncito, parece que surgió de un error de un cocinero, que al realizar su pastel de chocolate, olvidó añadir la levadura, así obtuvo un pastel muy bajito, crujiente por fuera y cremoso por dentro, dando lugar al famosísimo brownie de hoy en día, aunque parece ser que no usó chocolate si no melaza, el chocolate fue añadido posteriormente hasta conseguir ser el protagonista de este pastel.

La primera vez que se habló de brownie fue en Estados Unidos en el año 1897, poco a poco se expandió por el mundo hasta conseguir que hoy en día no falte en la carta de cualquier restaurante.

Habitualmente se suele servir con helado y a la receta podremos incorporarle nueces, aunque se pueden presentar muchas versiones todas ellas con excelente resultado.





Esta receta la prepare para el cumpleaños de Ricardo, la vi en el blog Tartas sin gluten aunque al final le cambie un poco los ingredientes.


Brownie de chocolate con almendras sin gluten

Ingredientes:

100 gr de maizena o harina de maíz
100 gr de harina de almendra
100 gr de chocolate con leche y almendras sin gluten
100 gr de chocolate 70 % de cacao sin gluten
100 gr de mantequilla
125 gr de fructosa o 250 gr de azúcar
4 huevos
2 cucharaditas de bicarbonato




Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Ponemos la mantequilla y el chocolate negro en un bol y los derretimos en el microondas, removemos bien y reservamos.

En otro bol ponemos la yemas de los 4 huevos con el azúcar y lo mezclamos muy bien, después añadimos la mezcla de chocolate y mantequilla y seguimos  mezclando.  Incorporamos la harina de almendra , la maicena y bicarbonato previamente tamizados. 

Montamos las claras a punto nieve y las incorporamos a la masa, mezclando suavemente hasta que este totalmente integradas las claras con la masa.

Ahora añadimos el chocolate con leche y almendras cortado a trocitos.

Mezclamos y ponemos la masa en un molde.

Horneamos unos 30 minutos, vigilando que no se nos seque y que quede un poco húmedo por dentro, así estará mas rico.



martes, 25 de septiembre de 2012

Piononos de crema de chocolate y queso



Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Septiembre nos invita a preparar un clásico español, "Piononos"



Después de unos meses de vacaciones toca volver a la normalidad y dar paso al nuevo “curso”, así que comenzamos la nueva temporada del Círculo Whole Kitchen, y lo hacemos con un clásico español, los Piononos, unos exquisitos pasteles típicos de Granada. 

Este pastel consta de diferentes procesos entre los que se encuentran la elaboración de un bizcocho, una crema pastelera, almíbar y una crema de yemas, y aunque a priori pueda parecer laborioso sin duda merece la pena ya que el resultado final es exquisito. 
El pionono tradicional es un pastel de tamaño pequeño elaborado popularmente en Santa Fe, población muy cercana a la ciudad de Granada. Se compone de dos partes, una fina lámina de bizcocho enrollado formando un cilindro (la base del pastel) y emborrachado con almíbar el cual le aporta esa textura agradable y fresca que posee, finalmente es coronado con crema tostada. 
Se dice que lo normal es tomarlo de uno o dos bocados, aunque esto claro está irá en función del tamaño de cada preparación! 
Y aunque el Pionono es muy conocido por los granadinos y los andaluces en general, pero fuera de la región estos pastelitos no son tan populares, así que nada mejor que darlos a conocer a través del Círculo. 


Esta es mi versión sin gluten de los PIONONOS 

INGREDIENTES 

Para el bizcocho.  Salen unos 8 Pioninos
  • 2 huevos grandes 
  • 2 cucharadas de azúcar  
  • 2 cucharadas de maizena 
  • 2 cucharadas de leche. 
  • una pizca de sal 
  • Mantequilla para untar  


Para el relleno
  • 2 cucharadas de queso crema
  • 3 cucharadas de crema de chocolate tipo natillas
  • Endulzar al gusto



PREPARACION  

Forramos la bandeja de horno con papel vegetal, y lo untamos con mantequilla. Calentamos el horno a 180º. 

Montamos las claras con una pizca de sal hasta conseguir un merengue firme y brillante. Reservamos. 

En un bol ponemos el azúcar y la maizena, añadimos la leche y mezclamos con las yemas hasta conseguir una crema lisa y sin grumos. Añadimos una cucharada de merengue y mezclamos batiendo ligeramente para igualar texturas y que sea más fácil  la mezcla con el resto del merengue. 

Vamos añadiendo en varias veces el merengue mezclando con una espátula con movimientos envolventes. 

Pasamos nuestra masa al molde donde lo vayamos a realizar, previamente forrrado y pincelado con mantequilla, yo he usado la bandeja de horno, y extendemos la masa con cuidado en una capa de 4 ó 5 mm. 

Metemos al horno precalentado  a 180º a media altura. en cuanto coja un poco de color lo sacamos ( unos 8-7 minutos). Volcamos sobre otro papel de horno. Dejamos que entibie.  

Cuando haya enfriado, extendemos una capa fina de la crema de chocolate con queso sobre la plancha de bizcocho. 

Enrollamos en una espiral y cortamos en trozos de unos 4 cm.

Colocamos los pastelitos en cápsulas de papel, verticalmente y ya están listos para disfrutar.




lunes, 25 de junio de 2012

Charlota de mousse de piña




Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico francés “Charlota”



La charlota admite muchísimas versiones, ya que podemos elaborarla tanto de frutas, chocolate, café, incluso hay muchas versiones de tiramisú con esta preparación, así que son muchas las opciones que tenemos a la hora de elegir ingredientes para preparar nuestra versión.


Un poco de historia sobre la charlota.

La charlotté es un postre típico francés que tuvo su origen en los Entremets ingleses a finales del siglo XVIII como homenaje a la esposa del rey Jorge III, Carlota de Inglaterra. Se inspiraba en preparaciones dulces inglesas y estaba hecha con una espesa mermelada de frutas aromatizada con limón y canela, y se vertía en un molde redondo, de bordes ligeramente acampanados, tapizado de rebanadas de pan de molde untadas con mantequilla. El conjunto se cocía en el horno, se desmoldaba y se servía tibio, con una crema inglesa fría. El ejemplo clásico es la charlotte de manzanas.

La invención de la charlotte a la rusa se debe a Carême y consiste en un dulce helado, sin cocción, compuesto de una preparación de bavarois a la vainilla o de una mousse vertida en un molde de charlotte tapizado de bizcochos a la cuchara, casi siempre empapados en licor o en café. Carême bautizó esta preparación con el nombre de "charlotte a la parisiense", pero cambió de denominación en el Segundo imperio, durante el cual estaban muy de moda los platos "a la rusa".

El bavarois se hace con crema inglesa o puré de fruta cuajado con gelatina, al que se añade crema batida. A la Charlotte rusa se le pueden añadir diversas capas de frutas frescas: albaricoques, fresas, melocotones, piña o frambuesas, maceradas en kirsch o marrasquino. Se coloca en la nevera y se sirve después de algunas horas de refrigeración.





Os pongo mi versión de este clásico postre, bueno es una adaptación de un postre que hace mi madre, luego os cuento.


CHARLOTA DE MOUSSE DE PIÑA


Ingredientes:

  • 1 Lata de piña grande
  • 2 Sobres de gelatina neutra o de limón
  • 1/2 Kilo de nata montada
  • Bizcochos de soletilla para forrar el molde.

Coulis de cereza (opcional)
  • un tazón de cerezas deshuesadas
  • un poco de azúcar










Preparación:

Escurrimos la piña y reservamos el jugo. Trituramos la piña con el turmix.  Templamos un poco el jugo de la piña y disolvemos los dos sobres de gelatina.

Montamos la nata con las varillas y ponemos el azúcar a nuestro gusto, también podemos utilizar nata ya preparada de pastelería (mi madre así lo hace)
Mezclamos la piña con la gelatina y añadimos la nata con movimientos envolventes.

Forramos el molde con los bizcochos de soletilla y vertemos la mezcla sobre los bizcochos.

Dejar enfriar en la nevera mínimo unas cuatro horas, desmoldar y servir muy frío.

Yo he recortado los bizcochos a la medida del borde de la copa y luego con mucho cuidado lo he desmoldado.


Se puede acompañar con un coulis de fruta.




Para el coulis de cerezas, dejar macerar toda la noche las cerezas con el azúcar en la nevera. Ponerlas en un cazo con un pelin de agua si no han soltado mucho jugo y darles un hervor de unos cinco minutos para que no pierda el color. Trituramos y reservamos en la nevera.




Como os decía antes, es una de las recetas típicas de mi casa, mi madre Rosario Solorzano es una gran cocinera gano con esta receta, el premio al mejor postre en el año 1987 en el concurso Gastromuro que se celebra en Barbastro desde hace mas de 20 años.

Si no me falla la memoria creo que ese año gano por partida doble con un primero y el postre, es una campeona por lo menos ha ganado en quince ocasiones, por eso muchas veces os digo que tengo el listón muy alto con mi mami.




La receta original se llama flan de piña y la preparación es igual lo único que no se forra el molde con los bizcochos, solo se carameliza un molde y se vierte la mezcla en el molde y de deja enfriar en la nevera antes de desmoldar, y luego una vez desmoldado se puede adornar con trozos de piña.

Si os gusta la piña, lo tenéis que probar es tan ligero y tan suave que te comes medio flan y no te enteras, es uno de mis preferidos.




viernes, 25 de mayo de 2012

Pastel Cebra o Zebra Cake





Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Mayo nos invita a preparar un Zebra Cake (Pastel Cebra) 


Es una receta sencilla y a la par muy atractiva como lo es el pastel Zebra, el cual sorprende por su llamativo acabado. Es un bizcocho muy de moda entre los aficionados a la repostería. La peculiaridad de este dulce está en la forma de colocar la masa en el molde, lo que hace que el resultado final y su corte nos quede un bonito dibujo que recuerda a las cebras. 







Las posibilidades en las masas son infinitas, la clásica es de cacao y vainilla, pero se pueden elegir masas con diferentes sabores como limón y frambuesa, o bien masas de vainilla coloreadas con diferentes tonos, ya que aunque normalmente lo encontremos bicolor, podemos añadir hasta tres tipos de masa, bueno realmente podemos añadir muchas, más pero con un máximo de tres consideramos que es el numero ideal para que podamos apreciar el efecto visual de cebra. 

Podéis realizar vuestro pastel cebra en el molde de bizcocho que más os guste, redondo, cuadrado, para cakes, o si lo preferís en moldes tipo bundt, incluso de magdalenas, la forma la dejamos a vuestro gusto, así estamos seguros que la variedad sera mucho mayor y disfrutaremos de grandes ideas. Incluso si os apetece añadir un glaseado ya sea de chocolate, o buttercream podéis elegir también el que queráis.



Después de esta introducción que nos manda WK para documentarnos un poco sobre el dulce elegido, os cuento que he seguido la receta que nos proponían, porque justo anoche no tenia mantequilla y esta receta con aceite de girasol, me encajo muy bien (soy un caso, siempre modifico las recetas a falta de ingredientes )

Anoche me di cuenta que me ponía las pilas o no llegaba a tiempo . . . así que a las tantas de la noche preparando un bizcocho, es sencillo, pero justamente con las prisas se me complico un poco el tema, abrí el horno antes de hora y ademas de un linda quemadura, la masa cobro vida propia, eso parecía un volcán a cámara lenta !!

Bueno os pongo la receta y luego os cuento el final de la historia:))



Zebra cake


Ingredientes:

  • 4 huevos grandes
  • 250 g de azúcar
  • 250 ml de leche
  • 250 ml de aceite de girasol
  • 300 g de harina
  • 1 cucharada de levadura
  • 2 cucharadas de cacao
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla 



Preparación:


Bata los huevos con el azúcar hasta que blanqueen, añada el aceite poco a poco sin dejar de batir. Una vez que esté bien integrado, añada la vainilla y la leche. Reserve

En otro bol, mezcle los ingredientes “secos”: harina y levadura.

Añada los ingredientes secos a los húmedos poco a poco y sin dejar de mezclar con ayuda de unas varillas.

Separe la mitad de la masa y añada el cacao.

Engrase su molde y precaliente el horno.

Para montar el zebra cake: con ayuda de un racionador de helado eche en el centro del molde 2 cucharadas de masa de vainilla, 1 de cacao y así alternativamente hasta finalizar con la masa.

Hornee durante unos 40 minutos a 180º. Compruebe que su bizcocho esté hecho, deje enfriar y desmolde.




Os acabo de contar la historia, la masa empezó a rebosar del molde, por eso no he puesto ninguna foto del bizcocho sin cortar porque quedo muy feo, ademas, como si no tuviera moldes de silicona o antiadherentes, lo hice en un bol redondo de cristal tipo ensaladera, no se que porque no lo pensé mejor, porque también tuve problemas para desmoldarlo. resumiendo que apague el horno lo deje dentro y me fui a dormir, pensando en repetirlo por la mañana.

Pero. . . al final con un poco de paciencia lo desmolde y Ooooh SORPRESA !!! cuando lo corte por la mitad, había quedado bastante bonito, así que me ahorre de repetirlo.

Los muñecos cebra, los compre por la mañana antes de ver el corte, ya que si no me había salido a rayas, ya tenia con que ilustraros la receta jijijijji, luego me gusto la idea para las fotos.

La verdad que anoche estaba muy inspirada y lo de la hacer el bizcocho en un bol era porque quería presentar la receta en dos recipientes de cristal, pensando que se verían las rayas también a través del cristal, pero creo que se me tostaron demasiado.

El bizcocho redondo en la ensaladera y luego una idea mas kuki para hacer un regalito diferente un bizcocho dentro de un tarro de cristal, pero no me ha salido como yo quería, así que seguiré trabajando en el tema, os prometo, un resultado mas espectacular, ya tengo algunas ideas :D





La verdad que el bizcocho ha quedado muy rico, merece la pena probar la receta, es muy jugoso y la combinación con la vainilla y el cacao no falla.

Espero que os haya gustado la receta de hoy, las fotos no están muy allá,   estoy con cámara nueva y no la controlo nada !!



miércoles, 25 de abril de 2012

Tarta Sacher con mermelada de fresa




Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Abril nos invita a preparar una tarta clásica austriaca: la Tarta Sacher


La Sacher es un tarta de chocolate típica de Austria: originariamente consiste en dos planchas de bizcocho de chocolate unidas con una mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate.

Esta tarta fue inventada en 1832 por Franz Sacher, que comenzaba en el mundo de la repostería. El motivo de crear algo especial era deleitar a un grupo de invitados entre los que se encontraba el príncipe Klemens Wenzel von Metterich.

Tras pasar 16 años trabajando en Bratislava y Budapest, Sacher volvió a Viena y abrió una tienda de delicatessen y vinos. Eduard, hijo de Franz Sachel, fue aprendiz de repostero en la confitería vienesa Demel. Allí empezó a confeccionar la tarta de su padre en la forma que hoy se conoce.

En 1976 fundó el Hotel Sacher, hoy todavía existente, donde se comenzó a vender la Sachertorte y que hoy elebora más de 360.000 unidades en el año.

Esto llevó a que a mediados del SXX hubiera una disputa entre los herederos de Sachel y la confitería Demel, finalmente se dictamino que Demel debía vender esta tarta como la Eduard Sachertorte y el Hotel Sachel como la Original Sachertorte.



Esta es mi versión de la este clásico, mas o menos he respetado la receta original, pero he cambiado la mermelada de albaricoque por la de fresa y he añadido un poquito de café para humedecer el bizcocho porque me quedo un pelin seco, siguiendo el consejo de mi amigo Oscar del blog Deliciosidades
El también tiene publicada una Sacher que os quiero enseñanar y de paso daros una vuelta por sus recetas que a parte de unas fotos fantásticas, tiene unas cosas buenísimas, sobre todo no os perdais sus panes, a galletita y a mi nos encantan :)


Receta Tarta Sacher:

Ingredientes:

Base de bizcocho
  • 100 g de almendras molidas
  • 50 g de harina de repostería
  • 75 g de cacao puro en polvo 
  • 120 g de mantequilla
  • medio vaso de leche
  • 50 g de azúcar glas
  • 165 de azúcar blanca
  • 4 huevos XL
  • 1 cucharadita de levadura en polvo

Relleno:
  • 1 Bote de mermelada de fresa (unos 200 g)
  • 1 Tacita de café para mojar el bizcocho

Cobertura:

  • 150 de chocolate para fundir
  • 150 de nata liquida
  • 50 g de mantequilla



Preparación:

En un bol mezclamos la mantequilla a punto pomada con el azúcar glas, el cacao en polvo, la leche y las yemas de huevo, batimos bien hasta que este todo integrado.  Ahora añadimos la harinas con la levadura previamente tamizadas.

Vamos precalentando el horno a 180 grados. Engrasamos con mantequilla el molde, la receta seria para un molde de 24 cm yo lo hago en dos moldes de 18 cm así luego no tengo que cortar el bizcocho en dos.

En otro bol montamos las claras a punto de nieve junto con el azúcar blanco.

Juntamos las dos mezclas intentando que no se pierda el aire de las claras y repartimos la mezcla en los moldes o molde según.

Horneamos durante unos 30 minutos, esto depende de cada horno.

Sacamos los moldes del horno, esperamos que se temple unos minutos, desmoldamos y  dejamos enfriar en una rejilla.

Cuando el bizcocho este frío lo cortamos por la mitad, una de las capas la mojamos un poco con el café, dejamos que lo empape el bizcocho y   rellenamos con la mermelada de fresa. Cubrimos con la otra parte del bizcocho y dejamos reposar un rato.

Mientras preparamos la cobertura, en un cazo, calentamos la nata con el chocolate y la mantequilla, removemos bien y cuando esté bien mezclado y aun caliente lo vertemos por encima del bizcocho para que se cubra por completo, retiramos el exceso de chocolate y dejamos enfriar unas horas la tarta en la nevera. Cuando este fría ya podemos decorarla.



El pajarito que he utilizado para las fotografías es un icono del diseño de la marca Vitra si os gusta lo podéis encontrar en Moises Showroom


El matrimonio Charles y Ray Eames enriquecieron el collage de la Eames House con un gran número de objetos que trajeron de sus viajes. En el centro del salón, sobre el suelo, se encuentra desde hace más de cincuenta años un ave de madera negra: una muestra de arte folclórico americano muy apreciada por Charles y Ray, que solía aparecer como accesorio en sus fotografías.

Charles & Ray Eames

sábado, 25 de febrero de 2012

Sabayón al moscatel con compota de fresas y manzanas





Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un postre de la cocina italiana: Sabayón






Bienvenidos a la propuesta dulce de febrero del Círculo Whole Kitchen, este mes disfrutaremos de una todo un clásico italiano: Sabayón o Zabaione. 

El sabayón o zabaione como se denomina de forma original, es un postre tradicional de la cocina italiana. 
Se trata de una crema hecha con yema de huevo, azúcar y vino dulce; tradicionalmente vino de Marsala. La popularidad del zabaione se ha extendido a buena parte de los países europeos del SXVI.  

Como suele pasar en estos casos, varias regiones italianas se disputan su creación. Nos quedamos con dos historias una romántica en la que parece que fue inventado en el 1500 por un vecino de Reggia Emilia por una casualidad, el capitán de navío Emiliano Giovanni Baglione llegó al puerto y se fue alimentando de uvas, vino y huevos que le iban proporcionando. De esta forma, salió el postre por Giovanni Baglione, popularmente conocido como Zvan Bajoun lo que derivó en “zambajouri”, zabajone y similarmente zabaglione. La otra más práctica, cuenta que fue descubierto en el siglo XVI, cuando un cura franciscano Pascual Baylón comenzó a usarlo como reconstituyente, así se conoció como “la crema de San Baylon” derivando finalmente en Sambayon. 

Oficialmente, la receta aparece por primera vez en Libro de Arte Coquinaria del Maestro Martino da Como, que fue publicado sobre el 1465 y parece que se basaba en la antigua costumbre de consumir bebidas reconstituyentes basadas en yema de huevo y vino. 

Fue Catalina de Medici, quien se encargó de dar a conocer el zabaione, cuando se llevó a sus propios cocineros a la corte de Francia, de hecho, fue su chef Ruggeri quien creo los primeros helados italianos basados en esta famosa crema. 

La receta tradicional, consiste en batir yemas de huevo, azúcar y vino marsala en una cacerola a fue muy suave o al Baño María. El zabaione tiene una consistencia muy ligera, a medio camino entre las natillas y la mousse. Hoy en día se le puede añadir nata, queso mascarpone o incluso merengue. 

Se puede servir caliente o templado en una copa, tradicionalmente se acompaña de higos frescos o fruta rosa. 

En muchos países, podemos encontrar bebidas muy famosas que también se basan en estos tres ingredientes, así tenemos el ponche navideño, el advocaat de los Países Bajos, el sabajón colombiano,.... 





Esta es mi receta para cuatro personas

Sabayón al moscatel con compota de fresas y manzanas


Ingredientes compota de manzanas:
2 manzanas golden peladas y cortadas a trocitos
1 cucharada colmadas de azúcar moreno
2 cucharadas de moscatel
1 nuez de mantequilla

Calentar la mantequilla en una sartén, agregar los trocitos de manzanan una cucharada de azúcar moreno, y saltear durante 4 minutos. Agregar las 2 cucharadas de vino dulce, retirar del fuego y reservar. 


Ingredientes compota de fresas:
200 g de fresas limpias cortadas a trocitos
1 cucharadas colmadas de azúcar moreno
2 cucharadas de moscatel
1 nuez de mantequilla

Calentar la mantequilla en una sartén, agregar los trocitos de fresas una cucharada de azúcar moreno, y saltear durante 4 minutos. Agregar las 2 cucharadas de vino dulce, retirar del fuego y reservar.



Ingredientes Sabayón:

4 yemas de huevo
4 cucharadas de moscatel
4 cucharadas colmadas de azúcar moreno

Poner un poco de agua en una cazuela en la que quepa encima un bol con la base redonda, el bol no debe de tocar el agua. Mezclar las yemas de huevo, el azúcar y el moscatel con una batidora de varillas.

Colocar la cazuela a fuego bajo y batir la mezcla sin parar durante 8-10 minutos, hasta que veas que tiene una consistencia cremosa y elástica y aumente el doble su tamaño, entonces ya estará listo para servir, dejar entibiar un poco.




El ultimo paso es repartir la compota de frutas en cuatro copas de postre y verter encima el sabayón. 

Yo he preparado las compotas por separado para que las fresas no tiñeran las manzanas y poder hacer una capa de manzana y otra de fresas y echar por encima el sabayón, pero se puede hacer la compota con las dos frutas juntas, o con otras frutas que te gusten mas.

Se puede tomar templado, algunas recetas lo gratinan, pero frío también esta rico.


Os ha gustado ?? a nosotros nos ha encantado, estaba muy bueno :))